Capítulo 09/ Autos Autónomos

La realidad actual exacerbada por la híper-conectividad y el desarrollo de tecnología en forma exponencial pareciera empujarnos a relacionarnos con entes artificiales de nuestra propia creación y dotados de cierto nivel de inteligencia; fenómeno que conduce a revisar cuestiones de la interacción humano-artefacto, y a trabajar sobre el análisis de conceptos éticos relativos a la condición humana bajo un nuevo paradigma de integración y evolución.

Se estima que la tecnología por conducción autónoma podría colaborar en disminuir esas cifras en un 90%, además de traer otros grandes beneficios ambientales y sociales. Sin embargo, expertos como Steven Shladover son cautos y aclaran que su adopción no será tan sencilla ni tan rápida como los medios periodísticos se encargan de anunciar. El desafío a nivel técnico es viable, pero requiere de mayor tiempo de investigación, desarrollo y pruebas: a  medida que van surgiendo nuevos inconvenientes ligados a idiosincrasia de cada sociedad, resistencia política, tecnofobia, inconvenientes legales, entre otros; escollos que aún resultan insoslayables. Eminencias en la temática como Rodney Brooks sostienen que ha sido la raza humana la que ha decidido la existencia de tan elevado número de muertes en virtud de la utilidad que todavía proporcionan los automóviles. Existen quienes todavía proclaman que la conducción es una de las principales causas de muerte, y sin embargo todavía se ilustra que existe una tendencia a privilegiar la autonomía y la libertad de los conductores en forma particular por sobre la seguridad del resto.

Uno de los mayores debates que se está dando en el seno de la ciencia versa sobre el control humano y la necesidad de que una persona-responsable permanezca en el vehículo para habilitar su navegación, y hacerse cargo (¿acaso controlar?) de la conducción ante situaciones imprevistas o emergencias; aún no está claro si la presencia de un ser humano entorpece las capacidades extraordinarias de los coches-robots, y si nuestras habilidades neuronales son aptas o no para pasar de lapsos de desconcentración y relax absoluto, a momentos de máxima tensión en fracción de segundos.

Las principales automotrices del mundo se han apuntado en la carrera y han invadido los medios para exhibir sus desarrollos en la materia, pero por ahora sólo se trata de iniciativas privadas e incipientes con poca, o casi nula, visión colaborativa del tipo open source. Sin dudas, se trata de un debate abierto que despierta pasiones, fanáticos y detractores, y que recién ha comenzado a calentar motores.